Aclarando dudas con la Doctora

¿Qué es la psiquiatría?


Del griego psiqué, alma, e iatréia, curación. Especialidad de la medicina dedicada a la comprensión de la vida humana y al estudio de los trastornos mentales. Tiene el objetivo de estudiar, prevenir, evaluar, diagnosticar, tratar y rehabilitar a personas que sufren alteración en el estado de salud mental. Lo que puede incluir desde procesos vitales que generen un sufrimiento hasta trastornos mentales graves. Se trata de una especialidad que se acerca al paciente de forma global y humana, ofreciendo un espacio para poder atender cualquier situación que genere sufrimiento. Por eso, mientras sientas malestar, se puede consultar.




¿Psiquiatría o psicología?


Son diferentes. A diferencia de la psicología, la psiquiatría es una rama de la medicina, y cuenta con la capacidad de valorar al paciente de forma global, incluyendo la parte somática/corporal, dado que muchas patologías médicas pueden generar síntomas a nivel psíquico y no constituyen una enfermedad mental, y, al contrario, enfermedades y procesos psíquicos/mentales pueden generar síntomas somáticos/físicos. Al ser una rama de la medicina, cuenta con la posibilidad de apoyarse en tratamientos farmacológicos. Que si bien, no siempre son necesarios, muchas veces son una gran ayuda para poder superar situaciones complejas y desbordantes, aliviando mucho los síntomas que nos hacen sufrir. Por otro lado, el psiquiatra puede tener a su vez formación psicoterapéutica, como es mi caso, lo que permite realizar intervenciones psicoterapéuticas. De esta manera, poder ofrecer una intervención global, y adaptada a cada paciente y circunstancias.




¿Qué procesos aborda la psiquiatría?


La psiquiatría se ocupa desde patologías mentales graves a cualquier proceso vital que genere malestar o sufrimiento, como una ruptura sentimental, problemas laborales, pérdidas, crisis vitales, procesos de enfermedad física, procesos de embarazo con dificultades,… En definitiva, una situación de sufrimiento emocional, que nos puede avenir en cualquier momento de la vida. Consultar en psiquiatría no supone necesariamente gravedad, supone un espacio de ayuda, apoyo, soporte, con el objetivo de favorecer el fortalecimiento y crecimiento personal. Un trabajo en conjunto, entre profesional y paciente.




¿Consultar en psiquiatría supone gravedad?


Consultar en psiquiatría NO supone necesariamente gravedad. Supone un espacio de ayuda, apoyo, soporte, con el objetivo de favorecer el fortalecimiento y crecimiento personal, en cualquier momento en que surja un malestar o sufrimiento. No implica necesariamente un tratamiento farmacológico.




¿Qué me diferencia de otros psiquiatras?


Lo que ofrezco es ayudarte a conocerte mejor y a construir unos pilares sólidos que te permitirán la consolidación de una fortaleza personal a largo plazo y con ello conseguir una mejor calidad de vida. ¿Cómo se consigue eso? Ayudo a construir herramientas para afrontar dificultades. Es un trabajo en el que uno aprende a conocerse mejor, descubre sus debilidades y las fortalece y construye nuevos apoyos. Es como lo que consigue un atleta para ponerse en forma. Puede tener una tendencia a lesionarse, por ejemplo a hacerse esguince en un ligamento, pero si fortalece los músculos de alrededor, puede seguir corriendo sin volver a lesionarse. Por eso se puede consultar cuando hay un malestar, sufrimiento o fragilidad, pero también cuando no lo hay, simplemente lo que hay es una curiosidad por cuestionarse cosas de la vida propia o general, querer conocerte mejor o profundizar en lo humano.




¿Quién puede consultar?


Cualquier persona, cualquier edad. Futuros papás, bebés, niños, adolescentes, adultos. Cuando haya una inquietud, una duda, un sufrimiento, una sensación de necesitar ayuda.




Diagnóstico en Psiquiatría


A diferencia de otras ramas de la medicina, la psiquiatría no cuenta con pruebas diagnósticas específicas, y su proceso de evaluación, diagnóstico y tratamiento es un proceso, requiere un tiempo. Para el diagnóstico inicial se utiliza una recopilación de datos, historia vital, antecedentes, exploración de signos y síntomas, y pruebas complementarias según sea necesario, lo que explicaremos ahora. Para poder pensar que el diagnóstico es psiquiátrico, hay que descartar primero que se pueda tratar de otras causas, por eso se realizan pruebas para descartar otras patologías. Estas pruebas pueden ser de distintos tipos como: analíticas (sangre, orina), pruebas de imagen (tac, resonancia), consultas a otros especialistas (neurología, cardiología,…). Inicialmente lo que se hace es un diagnóstico sindrómico, es decir, se basa en los síntomas que trasmite el paciente o signos que el profesional observa. Y por tanto, es descriptivo inicialmente. Con los signos y síntomas podremos considerar un “síndrome”, diagnóstico inicial que podrá ser resultado de distintos procesos. Se formulan hipótesis que se van valorando según la evolución y resto de estudios. Se suelen oír términos técnicos para hablar de un diagnóstico, para ello hacemos uso de clasificaciones conocidas a nivel internacional, que pueden clasificar de manera general, pero siempre hay que poder individualizar cada caso, dado que por nuestra complejidad, nunca hay un proceso igual a otro. Por eso hay que tomar con precaución la terminología de las clasificaciones.




¿Psicoterapia?


De psico- y -terapia, "psique" "alma", y "cuidado" "tratamiento". Es un tratamiento que tiene como objetivo abordar y modificar pensamientos, sentimientos y conductas que generan un malestar, mediante el empleo de la escucha y la palabra, con el fin de obtener un alivio. Puede realizar psicoterapia un profesional de la salud con formación específica.




¿Qué es la Psiquiatría Perinatal?


La Psiquiatría Perinatal es una rama de la psiquiatría que se encarga del cuidado psíquico en el proceso de maternidad/paternidad, embarazo, parto y puerperio, así como en la construcción del primer vínculo con el bebé y problemas de salud en el infante.

Un espacio en el que poder abordar, acompañar, cuidar y apoyar en procesos de sufrimiento en torno a la maternidad, procesos de fecundación, pérdidas, patologías obstétricas, patologías psicosomáticas en bebés, dificultades en construcción de vínculo.

No sólo es un espacio de tratamiento, sino un espacio en el que solucionar dudas, expresar sufrimiento, preocupaciones, inquietudes o malestares, sentirse acompañado, comprendido, ayudarte a entenderte mejor y ayudarte a afrontar y elaborar dificultades, encontrar un alivio

Aborda desde el momento en el que surge el deseo de paternidad/maternidaden hasta el año de vida del bebé.

¿Cuándo consulltar?

Ante cualquier sufrimiento o dificultades durante el proceso de proyecto de maternidad/paternidad, problemas de fertilidad, embarazo, pérdidas, duelos, primeros momentos en la relación con el bebé, bebés con dificultades hasta 1 año.